Religion

El Perdón de Dios El Perdón de Dios

«Sabed, pues, hombres y hermanos, que por medio de éste [Jesucristo] se os anuncia el perdón de los pecados», dice Hechos 13:38.

¿Qué es exactamente el perdón y por qué lo necesito?

El término «perdonar» significa «aclarar el aire», «perdonar» o «perdonar una deuda». Cuando herimos a alguien, buscamos el perdón para poder reparar la conexión. El perdón no se da porque alguien lo merezca. Nadie merece el perdón. El perdón es un acto de misericordia, gracia y amor. El perdón es la decisión de no guardar rencor a otra persona, independientemente de lo que te haya hecho.

Según la Biblia, todos necesitamos el perdón de Dios. Todos hemos metido la pata. «Porque entre los hombres no hay un justo en la tierra que haga el bien y no peque», dice Eclesiastés 7:20. «Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros», explica 1 Juan 1:8. Todo pecado es esencialmente un acto de desafío a Dios (Salmo 51:4). Por ello, necesitamos urgentemente la misericordia de Dios. Si nuestros pecados no son perdonados, seremos castigados por toda la eternidad (Mateo 25:46; Juan 3:36).

¿Cómo puedo obtener el perdón?

Dios, afortunadamente, es bondadoso y amoroso, ¡y está dispuesto a perdonar nuestros pecados! «…es paciente con nosotros, no queriendo que nadie perezca, sino que todos tengan espacio para arrepentirse», dice 2 Pedro 3:9. Dios quiere perdonarnos, por lo que ha hecho una provisión para ello.

El Perdón de Dios
El Perdón de Dios. Foto por Tumisu en Pixabay.

La muerte es la única pena justa para nuestras transgresiones. «Porque la paga del pecado es la muerte», dice la primera mitad de Romanos 6:23. Por nuestros pecados, merecemos la muerte eterna. Dios se hizo hombre, Jesucristo, de acuerdo con su plan perfecto (Juan 1:1, 14). En la cruz, Jesús aceptó nuestro castigo -la muerte- sobre sí mismo. «Porque al que no conoció pecado lo hizo pecado por nosotros», dice 2 Corintios 5:21, «para que fuéramos hechos justicia de Dios en Él». En la cruz, Jesús aceptó la pena que merecíamos. Jesús, como Dios, expió los pecados de todo el mundo al morir. «Él es el sacrificio expiatorio por nuestros pecados, pero no sólo por los nuestros, sino también por los de todo el mundo», dice 1 Juan 2:2. Jesús triunfó sobre el pecado y la muerte al resucitar de entre los muertos (1 Corintios 15:1-28). Alabado sea Dios, ya que la segunda mitad de Romanos 6:23 se ha hecho realidad mediante la muerte y resurrección de Jesucristo: «Pero el don de la gracia de Dios es la vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor».

¿Deseas que te perdonen tus pecados? ¿Tienes un persistente sentimiento de culpa que no desaparece?

Al poner tu fe en Jesucristo como tu Salvador, puedes ser perdonado de tus pecados. «En él tenemos la redención por medio de su sangre, el perdón de los pecados según las riquezas de su gracia», declara Efesios 1:7. Podemos ser perdonados porque Jesús pagó nuestra deuda. Todo lo que tienes que hacer es suplicar a Dios que te perdone a través de Jesús, sabiendo que Jesús murió para expiar tus pecados, ¡y lo hará! Este asombroso mensaje se encuentra en Juan 3:16-17 «Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgarlo, sino para salvarlo por medio de él».

¿Es realmente tan sencillo el perdón?

Así es, ¡es así de fácil! Con Dios, no se puede ganar el perdón. Dios no aceptará un pago por su perdón. Sólo por la fe, por la gracia y la misericordia de Dios, puedes recibirlo. Esta es una oración que puedes hacer si deseas aceptar a Jesucristo como tu Salvador y obtener el perdón de Dios. No te salvarás si rezas esta o cualquier otra oración. El perdón de los pecados sólo es posible a través de la confianza en Jesucristo. Esta oración es simplemente un medio para expresar tu confianza en Dios y agradecerle por perdonarte.

«Dios, reconozco que he pecado contra ti y que soy merecedor de tu ira. Sin embargo, Jesucristo tomó sobre sí el castigo que merezco para que pudiera ser perdonado por la fe en Él. Tengo fe en que Tú me salvas. Estoy agradecido por Tu increíble bondad y perdón. Amén».

Formas de ayudar Formas de ayudar

Algo muy interesante ocurre cuando hay algún desastre natural, terremoto, inundación por lluvias o nevadas fuertes. En realidad, no tiene nada de agradable, como seguro que estarás de acuerdo. No obstante, este tipo de tragedias nos demuestran algo maravilloso: decenas de miles de personas acuden a las zonas afectadas para ayudar. Hay muchos voluntarios, luego están los bomberos, la policía y rescatista que literalmente dan su vida por ayudar al prójimo, un acto de valentía y de amor por el ser humano. Recuerda que Dios te pide que ayudes a tu hermano, y que no veas sus faltas, este es un acto de amor a Dios.

¿No es precioso? En una época en la que siempre se dice que nadie se preocupa por los demás y que cada uno va por libre. Porque el amor que damos vuelve a nosotros.

Razones por lo que nos hace feliz ayudar al prójimo

Porque te hace feliz ayudar a los demás. Esto ha sido reconocido desde hace tiempo en los estudios sobre la felicidad y la psicología positiva, y también ha sido validado empíricamente.

Quien sirve a los demás y se compromete socialmente se beneficia a sí mismo y a los demás.

A continuación se exponen las tres razones más esenciales:

La primera razón es que nuestra autoestima mejora

Formas de ayudar
Formas de ayudar. Foto por @zelmabrezinska a través de Twenty20.

Ayudar a los demás tiene el impacto más poderoso y positivo en nuestra autoestima. Porque cuando ayudamos a alguien, aprendemos que tenemos el poder de marcar la diferencia. Igual que cuando trabajamos en el banco de alimentos o cortamos el césped de la anciana de al lado en caso de una catastrófica inundación. El ayudante se da cuenta de lo vital y útil que es. Y eso le hace sentirse mejor consigo mismo.

Razón 2: Apreciación y reconocimiento
Cuando nos ponemos al servicio de los demás, recibimos gratitud y reconocimiento. Y seguro que eres consciente de lo satisfactorio que es recibir un verdadero agradecimiento. La sensación es fantástica.

Razón 3: La conexión
Y, una vez más, somos conscientes de la interconexión de nuestra humanidad. ¿No es algo que muchos de nosotros estamos perdiendo? ¿El sentido de pertenencia y de estar ahí para los demás? Darse cuenta de que hay otros individuos, quizá completos desconocidos, que se preocupan por la suerte de uno es una sensación poderosa que puede proporcionar una fuerte sensación de seguridad y protección.

Tal vez sean necesarias grandes catástrofes de vez en cuando para que las comunidades se acerquen y se apoyen mutuamente. Pero tal vez también sea útil recordar la cita de Goethe de vez en cuando y actuar, aunque sea a pequeña escala: hacer la compra a alguien, llevar al hijo del vecino al colegio, llevar algo de abrigo a un indigente, hacerse cargo de la tarea del pasillo para el frágil vecino de arriba.

Recuerda que hacer el bien sin mirar a quien, es también un lema de vida que te ayudará a tener un vida llena de paz y armonía.

Miedo según el cristianismo Miedo según el cristianismo

El miedo es un concepto difícil de definir científicamente. Aunque la frase se utiliza habitualmente, cada profesión tiene su propio énfasis, sobre todo la psiquiatría, pero también la teología y la filosofía. Afirman que la ansiedad es el terror sin amenaza. El profesor Joachim Piepke, teólogo y etnólogo del Instituto Católico Anthropos de Bonn, cree que este uso se ha establecido.

Sin embargo, afirma que esta distinción no es legalmente vinculante. «Un perro tiene el potencial de aterrorizarme. Solemos referirnos a este sentimiento como miedo cuando se refiere a un determinado objeto identificable. Si hablamos de miedo, nos referimos al miedo existencial que experimentan los humanos. Es una sensación general de inseguridad, de estar perdido o de no valer nada, que lleva al sentimiento de inseguridad que denominamos miedo».

No podemos escapar al hecho de que el miedo es un resultado de la existencia humana. Nuestras vidas están a menudo en peligro, nuestros matrimonios están bajo tensión y nuestros hijos se enfrentan a presiones sociales que no podríamos haber previsto cuando eran más jóvenes. Es aquí donde podemos acudir a Dios, él siempre nos darás las respuestas que buscamos, leer los versículos sobre el el miedo, nos ayudará a calmar nuestra ansiedad y a sentirnos en plena seguridad de que Dios tiene el control de todo.

La ansiedad existencial es un fenómeno moderno

El teólogo señala que la Biblia, por ejemplo, contiene varias referencias al terror. Sin embargo, afirma que el miedo que allí se describe no tiene un análogo moderno. «La Biblia desconoce el terror existencial al que se enfrenta la gente hoy en día, es decir, el miedo al futuro», afirma Piepke. «El hombre bíblico está inmerso en una esfera de confianza e intimidad con Dios. No se plantea estas preguntas después, lo que conduce al miedo. Tomemos, por ejemplo, la pregunta sobre el significado de la vida. O incluso la pregunta de qué debo hacer con mi vida».

El miedo a perder la relación armoniosa con Dios es uno de los temores más destacados en la Biblia. El relato de la Caída en el Libro del Génesis es el primer y más conocido ejemplo de ello, según Piepke: «Adán y Eva se sintieron excluidos de la armonía de Dios en el momento en que pecaron contra él, es decir, cuando rompieron su tabú. Se aterrorizaron de él. Es un hecho común que se encuentra en toda la Biblia».

Miedo según el cristianismo
Miedo según el cristianismo. Foto por @Tasha.Sinchuk a través de Twenty20.

El miedo en forma de culto

Joachim Piepke no sólo ha examinado el fenómeno del «miedo» en la Biblia. Pasó mucho tiempo en Sudamérica como etnólogo estudiando religiones y cultos. «Pasé diez años realizando investigaciones de campo en Brasil, sobre todo en Río de Janeiro», explica Piepke. «La gente de allí aborda el problema de la preocupación concibiendo un mundo trascendente en el que los humanos están completamente inmersos, con energías trascendentes que levantan sus miedos en ese mundo».

Puede afectar a los poderes trascendentes, a los poderes del mundo invisible, mediante actividades de culto, para que le proporcionen protección en su mundo. «La gente desfavorecida no tiene acceso a la atención médica», explica Piepke. «También hay que tener en cuenta la ansiedad existencial. Ve a un curandero de la secta. Y ahora intenta averiguar cuál es la causa, quién está detrás y qué poderes se necesitan en este caso». Las prescripciones son frecuentemente sacrificios de comida en este punto.

Las prácticas curativas del cristianismo

El cristiano creyente también está integrado en un orden mayor. Según Piepke, Dios es la instancia que le permite superar el miedo. «En el cristianismo no es posible influir en Dios mediante actos de culto tangibles, sino que hay que dirigirse a él mediante la oración. En consecuencia, es más bien un acto de influencia espiritual».

Sin embargo, los ritos cristianos han sobrevivido, como la imposición de manos y la oración por la curación. El miedo se menciona en la Biblia, pero también proporciona al hombre una herramienta para enfrentarse a él. Según Piepke, los Salmos, en particular, proporcionan esos instrumentos. A pesar de que hablan de que la fe se tambalea, los salmos son, según los teólogos, una declaración de la fe más profunda y, por tanto, un medio para superar incluso el miedo a la muerte.

He aquí un ejemplo de Piepke: «Salmo 22: En la hora final antes de su muerte, Jesús reza este salmo en la cruz. ¿Por qué me has abandonado, Dios mío, por qué me has abandonado, por qué me has abandonado, por qué me has abandonado, por qué me has abandonado, por qué me has abandonado, por qué me has abandonado? ‘Llamo por la noche, pero no consigo dormir’. ‘Pero tú eres santo, estás entronizado sobre la alabanza, Israel, nuestros predecesores confiaron en ti’, dice el profeta. Ellos confiaron en ti y tú les ayudaste. Acudieron a ti y fueron liberados, confiaron en ti y no quedaron defraudados’. Por un lado, siempre hay esta efusión emocional, el luto, la desesperación. Pero luego está el recuerdo: después de todo, estoy seguro en ti. Después de todo, creo en ti».

Virgen de Guadalupe Virgen de Guadalupe

La «Virgen morena» de la provincia de Cáceres en Extremadura, España, es la responsable del culto a la Virgen de Guadalupe. En el siglo XIV, se construyó un monasterio en la ciudad de Guadalupe para albergar la figura de madera de cedro de la Virgen en agradecimiento por su ayuda en la batalla victoriosa contra los moros. Siglos después, Cristóbal Colón acudió al monasterio en busca de la bendición de la Virgen para su próxima expedición. En su viaje de 1492, cuando encontró un conjunto de islas en lo que creía que era la India, las bautizó como «Santa María de Guadalupe de Estremadura» en honor a la Virgen. El culto a la Virgen de Guadalupe se trasladó al Nuevo Mundo a raíz de esto.

¿Quién fue la Virgen de Guadalupe?

En un ensayo de 1545 del literato indígena Antonio Valeriano, se desentierra la primera fuente sobre la mitología guadalupana americana. La narración, titulada Nicn mophua (náhuatl «aquí se cuenta»), cuenta la historia de un milagro mariano: el 9 de diciembre de 1531, un indígena llamado Juan Diego Cuauhtlatoatzin se dirigía a misa cuando la Virgen María se le apareció en el cerro del Tepeyac, en las afueras de la actual Ciudad de México.

La Virgen le encargó que acudiera en su nombre al obispo local, Juan de Zumárraga, y le pidiera que construyera una capilla en el lugar de su aparición. Ella prometió dar su gracia a todas las personas que la veneraran allí a cambio. Cuando Juan Diego aceptó, el obispo no se fiaba de él y buscaba pruebas, incluso después de que María se apareciera por tercera vez. El 12 de diciembre, Juan Diego volvió al Tepeyac por cuarta vez, donde María se le apareció y le dijo que seleccionara un puñado de flores únicas del cerro. A pesar del frío, el indígena encontró las rosas castellanas que recordarían al obispo de la religión española de María y las llevó a Zumárraga envueltas en su manto a petición de María. Las flores cayeron al suelo cuando Juan Diego abrió su manto delante del obispo, dejando una huella en la tela que se transformó en el rostro de María. La imagen de la Virgen española de Guadalupe fue reconocida por el obispo, quien, con humildad, mandó construir la deseada capilla en el Tepeyac.

Virgen de Guadalupe
Virgen de Guadalupe. Foto por arcaroni en Pixabay.

En el lugar aún se puede ver la imagen de María que apareció en el manto (tilma). Representa a una mujer de piel oscura que lleva un manto azul con estrellas. Un ángel la lleva en brazos mientras está de pie sobre una luna. A mediados del siglo XX, una investigación más detallada descubrió que Juan Diego se reflejaba en los ojos de la Virgen.

La representación de la Virgen en la tilma se conoce como «imagen de gracia». La devoción de las imágenes de los santos, ya sean pintadas o de plástico, especialmente de María, tiene como resultado el cumplimiento de aspiraciones específicas. Se dice que en nombre de la Virgen de Guadalupe se produjeron numerosos milagros, como evitar hambrunas, plagas e inundaciones, e incluso la propia imagen sigue siendo un misterio hasta hoy.

La vida de Juan Diego Cuauhtlatoatzin es prácticamente desconocida. Nació en 1474 en Cuautlitlán, Ciudad de México, y se convirtió al cristianismo cuando tenía 50 años. Dedicó su vida a la oración y a la caridad tras conocer a María. Vivió como ermitaño en una pequeña cabaña cerca de la capilla construida tras el milagro, que él y los peregrinos que acudían a ella cuidaban. Juan murió en 1548 y fue enterrado en la capilla de Guadalupe. El 6 de mayo de 1990, el Papa Juan Pablo II lo beatificó y lo canonizó en 2002, convirtiéndolo en el primer indígena canonizado.

El relato de la aparición sobrenatural circuló rápidamente entre la comunidad indígena, lo que provocó que un gran número de indígenas adoptaran el cristianismo. Al mismo tiempo, diferentes instituciones eclesiásticas y civiles cuestionaron la legitimidad de la imagen de la tilma. Como resultado, se realizaron varios exámenes para validar el origen celestial de la imagen. El conocido pintor Miguel Cabrera, así como otros pintores de renombre, estudiaron la imagen y validaron el milagro. Como resultado, la Virgen de Guadalupe fue declarada patrona de México en 1737, y se eligió el 12 de diciembre como fiesta oficial de la Virgen de Guadalupe. Finalmente, el Papa Pío X hizo que la Virgen de Guadalupe fuera designada patrona de toda América Latina el 24 de agosto de 1910.

Festividades de los Cristianos Festividades de los Cristianos

Los cristianos son célebres por su capacidad para alegrarse. Tienen más días de fiesta que cualquier otra fe, con aproximadamente 20 en un año civil.

En primavera, los cristianos conmemoran la crucifixión de Jesús dos días antes de la Pascua con la celebración del Viernes Santo. La mayoría de los establecimientos, especialmente los lugares de ocio, cierran en las naciones católicas en este día de duelo. La Pascua se celebra dos días después, el domingo siguiente a la primera luna llena de la primavera. Durante los alegres servicios religiosos, muchos cristianos conmemoran la resurrección de Jesús. La Pascua está marcada por una gran variedad de tradiciones. También es festivo el lunes de Pascua.

Festividades de los cristianos

Festividades de los Cristianos
Festividades de los Cristianos. Foto por aalmeidah en Pixabay.

Tras su muerte, los cristianos celebran que Jesús volvió a la tierra y pasó 40 días con sus discípulos. Sólo entonces su alma ascendió al cielo, a Dios, su Padre. Esto se recuerda en el Día de la Ascensión. Los cristianos se refieren a la morada de Dios como «el cielo». Esto puede ocurrir en cualquier lugar, incluso muy cerca. Desde allí sigue a todos los que creen en él, según la fe cristiana.

Los cristianos recuerdan que el Espíritu Santo está constantemente con ellos en Pentecostés. Según la Biblia, en Pentecostés, los discípulos de Jesús se armaron de valor para proclamar su fe a todo el mundo. Ahora, un gran número de cristianos se han agrupado para formar iglesias cristianas. Por ello, Pentecostés se conoce también como el cumpleaños de la iglesia.

Nacimiento de Jesús

Los cristianos conmemoran el nacimiento de Jesús celebrando la Navidad. En los días previos a la Navidad y en Nochebuena se representan muchas obras de teatro sobre el nacimiento de Jesús. En ellas se narran los acontecimientos que ocurrieron hace más de 2000 años en ese día. Otras tradiciones navideñas incluyen la colocación de un abeto en el hogar, que se decora y se enciende con velas. En Nochebuena, celebran el nacimiento de Jesús llevando la luz a la casa. También se canta y se reza mucho en muchas familias. También hay algunas sorpresas. Sirven para recordar a los cristianos que Dios les ama incondicionalmente.

Otras fiestas cristianas son observadas por personas de diferentes credos. Algunos católicos que han recibido el nombre de un santo tienen un día dedicado a su nombre. Se celebra el día de la fiesta del santo que lleva su nombre.

Espíritu Santo Espíritu Santo

Dios como Padre, Dios como Hijo: El Espíritu Santo es Dios en nosotros. Esto es algo con lo que mucha gente está familiarizada. Cuando se trata del Espíritu Santo, las cosas parecen un poco diferentes. ¿Quién es exactamente la tercera persona de la Trinidad?

El cristiano considera a Dios como un Padre amoroso y creador todopoderoso. Su Hijo, Jesucristo, también es vital para la fe cristiana. Sin embargo, hay otra persona ausente, según el Credo de los Apóstoles: Dios-Espíritu Santo. El cristiano suele creer en la Trinidad, que es un Dios que se manifiesta al hombre en tres formas. Para la mayoría de las personas, la importancia del Padre y del Hijo es evidente. Para otros cristianos, sin embargo, el papel del Espíritu Santo es igualmente poco claro.

Sin duda, se aborda con frecuencia a partir de los servicios infantiles. Sin embargo, no aporta mucho más que la noción de que existe. La existencia del Espíritu Santo se ha establecido desde el principio. Sin el Espíritu, no sólo el Dios trino estaría incompleto, sino que su plan de salvación también lo estaría. El Espíritu Santo es más importante para nosotros hoy que nunca. Este artículo trata sobre el propio Espíritu Santo antes de profundizar en esta afirmación.

¿Qué es el Espíritu Santo y quién es?

Espíritu Santo
Espíritu Santo. Foto por Gerd Altmann en Pixabay.

Cuando se conoce a alguien, ya sea consciente o inconscientemente, la impresión externa es lo que más importa al principio. Sin embargo, cuando se trata del Espíritu Santo, hay ciertos desafíos. Después de todo, un «espíritu» no se puede ver. No obstante, la Biblia contiene versículos que describen al Espíritu Santo de forma visible. En el bautismo de Jesús, por ejemplo, el Espíritu aparece «como una paloma», según Mateo (Mateo 3:16).

En consecuencia, el Espíritu Santo se describe en la Biblia como una presencia visible e invisible. No se puede decir nada más sobre el aspecto exterior del Espíritu Santo. Esto tampoco es necesario, porque su aspecto externo no tiene ninguna relación con su significado para nosotros los humanos. Los valores internos, en cambio, son mucho más significativos. La Biblia es una excelente fuente de información sobre este tema, y nos permite comprender a fondo la personalidad del Espíritu Santo.

En el Nuevo Testamento, la palabra espíritu Santo significar «aliento», «aire» o «viento». Estas palabras representan una característica única del Espíritu Santo. El Espíritu Santo puede sentirse con la misma fuerza que un viento violento, como una suave brisa, o apenas discernible como una brisa – y sin embargo siempre está presente. Sin duda, el viento de Dios no se menciona generalmente en las traducciones bíblicas alemanas. Por ejemplo, Lutero tradujo «ruach» y «pneuma» como «Espíritu Santo» y «Espíritu de Dios», respectivamente. También menciona el «aliento de Dios» en algunos lugares.

Debemos distinguir entre el Antiguo y el Nuevo Testamento al estudiar el Espíritu Santo en la Biblia.

La Biblia menciona al Espíritu Santo ya en Génesis 1:2. Este texto establece su existencia antes de la creación del mundo. A partir de ahí, aparece en varios relatos del Antiguo Testamento. Lo más probable es que los autores del Antiguo Testamento no tuvieran un encuentro cara a cara con el Espíritu Santo. Más bien, intentaron registrar sus encuentros con el Espíritu de Dios. El Espíritu Santo «llena» a las personas con frecuencia a lo largo del Antiguo Testamento. Esto significa, por ejemplo, que Dios otorga habilidades específicas a los seres humanos. Josué, el sucesor de Moisés, también está poseído por el «espíritu de sabiduría» (Dt. 34:9). Desde el éxodo de Egipto, el pueblo de Israel ha estado bajo la protección del Espíritu Santo (Isaías 63:11). Leemos que el Espíritu Santo llenó a David durante su unción como rey, permitiéndole desempeñar las responsabilidades reales según el propósito de Dios.

La convocatoria de los profetas es quizá una de las tareas más importantes del Espíritu Santo en el Antiguo Testamento. Debido a que el pueblo de Israel se alejaba gradualmente de Dios y se negaba a escucharlo, Dios los convocó. Los profetas actuaban como una especie de intermediarios entre Dios y su pueblo (2 Samuel 23:2; Miqueas 3:8). Particularmente intrigante: un profeta prometió que vendría alguien que estaría lleno del Espíritu Santo de una manera única (Isaías 11:1-2). Dios tenía la intención de restablecer su pacto con el pueblo a través de Jesús. La posibilidad del Mesías infundía una nueva esperanza en el pueblo y permitía a todos descubrir un nuevo camino hacia Dios.

Post thumbnail

La multiplicación de los panes y peces es uno de los milagros más conocidos de Jesús, el cual pone en manifiesto su poder en ayuda a los más necesitados.

Descubre cómo Jesús realizó el milagro ante la multitud

De acuerdo con el Evangelio (Mc 6,34-44), indica que Jesús observó a un gran de número de personas que estaban solas, y necesitaban ser ayudadas.

En otras palabras, el Señor comparó el hecho como aquellas ovejas que carecían de pastor, por lo que decidió enseñarles muchas cosas.

Después se hizo tarde, y los discípulos conversaron con Jesús, para que estas personas se dirigieran a las aldeas y granjas de la comarca a comprar alimentos, porque el lugar donde estaban era un desierto.

En este sentido, el hijo de Dios no aceptó la propuesta, y encomendó a los apóstoles a darles comida a la multitud que en ese momento les seguía.

Los discípulos asombrados preguntaron ¿cómo hacerlo?

Después de que Jesús ordenara a los discípulos alimentar aquellas personas, ellos preguntaron si tendrían que comprar “doscientos denarios de pan”.

Luego, Jesús les dijo que revisaran cuántos tenían y los apóstoles encontraron “cinco panes y dos peces”, pero de igual forma, el Mesías insistió en agrupar a los sujetos en los comensales.

Asimismo, las personas comenzaron a sentarse, y el Señor tomó los alimentos, fijó su mirada al cielo y bendijo la comida.

Posteriormente, partió los panes y peces para que los discípulos los entregaran a unos cinco mil hombres, los cuales quedaron satisfechos.

Finalmente, los apóstoles tomaron doce cestas con trozos que sobraron de los panes y peces, luego del milagro realizado por el Señor Jesucristo.

Post thumbnail

Durante el Jueves Santo se celebra la Última Cena de Jesús, una ceremonia en la que el Mesías instituyó el sacramento de la eucaristía.

Además, este momento representa la despedida de Cristo ante los discípulos, para luego cumplirse la profecía de su muerte, a fin de que Dios pudiera perdonar los pecados del hombre.

¿Qué sucedió el Jueves Santo?

La Última Cena se realizó en el Cenáculo, un lugar situado en Jerusalén donde participaron los doce apóstoles en compañía del Señor Jesucristo.

En el encuentro, Jesús les lavó los pies a los discípulos, como mensaje para que seamos más solidarios los unos con los otros.

Este increíble episodio fue descrito en el Evangelio de San Juan, en el que señala que dicho acción fue un gesto de amor del señor al arrodillarse y lavar los pies.

Jesús a través de esta acción, quiso manifestar al mundo, que protegerá a todo aquel que confíe en él, alejándolo de cualquier mal que se interponga en el camino.

El pan y el vino representan el cuerpo y sangre de Cristo

En la Última Cena Jesús entregó a los discípulos pan y vino, el primero representa su cuerpo, y el segundo su sangre, para que de esta manera fuera recordado.

De acuerdo con San Pablo, de allí nació el sacramento que hoy conocemos como la Eucaristía, pues al recibir la hostia en cada misa se rememora a Jesús.

“Aquella memorable noche la entrega de Cristo llegó a hacerse sacramento permanente en un pan y en un vino (…)”, según San Pablo.

 

 

Post thumbnail

El 11 de septiembre es una fecha especial para los venezolanos, porque celebran la coronación canónica de la Virgen Coromoto, la cual fue realizada en el año de 1952.

Es sin duda, una de las advocaciones marianas más importante del país sudamericano, que reúne una gran cantidad de peregrinos en el estado Portuguesa.

Durante el acto solemne, los creyentes agradecen por los favores concedidos, mientras otros recuerdan la oración Magnificat, y piden por la familia, la salud, perdón y el empleo.

Venezolanos rememoran la aparición de la Santísima Virgen

La Santísima Virgen apareció dos veces al cacique Coromoto, el cual formaba parte de los indios Cospes, los cuales hacían vida en las selvas portuguesas.

Por lo tanto, la primera manifestación ocurrió en Guanare para el año 1651, capital del estado Portuguesa en Venezuela. El hecho ocurrió en una quebrada, cuando Coromoto transitaba con su mujer para llegar a una montaña.

Posteriormente, la Virgen le indicó a Coromoto en lengua indígena, que se dirigiera hacia donde habitaban los blancos.

El objetivo era que recibiera agua bendita para ser bautizado, y a la hora de morir pudiera alcanzar el cielo.

Descubre cómo fue el segundo encuentro del cacique con la Virgen

De acuerdo con el relato católico, la segunda aparición fue el 8 de septiembre de 1652, en la choza de Coromoto, mientras compartía con la familia.

Allí se encontraba su mujer, la cuñada y el hijo de ésta. Con relación a este episodio, la Iglesia Católica, afirma que hasta ahora es el único hecho en que María se presenta a una familia completa.

Además, de entregarle al cacique una reliquia sagrada, que se encuentra en el Templo Votivo Santuario Nacional en Guanare, lugar donde salió la Virgen.

 

 

 

Oración San Miguel Arcángel fortaleza Oración San Miguel Arcángel fortaleza

Nuestra vida espiritual debe ser lo más importante para nosotros, y debemos cuidar que los afanes de la vida no nos hagan apartarnos del buen camino.

Para esto podemos orar a San Miguel Arcángel para que nos ayude a tener fortaleza espiritual y no dejarnos abrumarnos por los problemas y situaciones difíciles de la vida que pueden hacer que nos alejemos de nuestro Dios Padre.

Por medio de la conexión espiritual que existe entre el Altísimo y San Miguel Arcángel podemos estar confiados en que vamos a recibir exactamente lo que pedimos.

Oración por fortaleza espiritual

Oración fortaleza espiritual Arcángel San Miguel

El camino del cristiano practicante es complicado, ya que a menudo pueden surgir muchas pruebas y problemas que hacen que nuestra fortaleza espiritual se disminuya.

Pero podemos tener la confianza de que si oramos a San Miguel Arcángel y pedimos porque nos llene de una fe viva y verdadera, vamos a continuar en el buen camino sin importar lo que pueda suceder.

¿Como orar a San Miguel Arcángel?

Ora a San Miguel Arcángel para que sea dándote fortaleza espiritual para que nada turbe tu camino ni nada te impida llegar a tu meta final.

Pídele que te ayude a soportar las pruebas y tentaciones que puedan surgir, y que puedas continuar firme en tu convicción cristiana.

Dile que te ayude si en algún momento caes, y que te permita levantarte y continuar en el camino correcto. Continúa orando y dile que quieres permanecer en con él y con Dios Padre y agradécele por siempre estar a tu lado protegiéndote.